Chögyam Trungpa Rimpoché con Dilgo Khyentse Rimpoché

En la perspectiva del Arte Dhármico, las percepciones sensoriales

se consideran como las puertas de entrada al mundo sagrado.

«Se trata de mirar plenamente. De ver los colores: el blanco y el negro, el azul, el amarillo, el rojo, el verde, el púrpura. Mirar. ¡Este es nuestro mundo! No podemos no mirar; no hay otro mundo. Ese es nuestro mundo; es nuestra fiesta. Lo heredamos; heredamos esos ojos, heredamos ese mundo de color. Miremos la grandeza de todo. ¡Miremos! No vacilemos… ¡miremos! Abramos los ojos. No parpadeemos y miremos, miremos… sigamos mirando»

Chögyam Trungpa. «Shambala: la senda sagrada del guerrero». Editorial Kairós