Comentario de un texto de Stephen Shore